¿Cómo limpiar suelos laminados? ¡Once tips!

14.04.2020

¿Te has preguntado alguna vez el cómo limpiar tus suelos laminados? ¿Se limpia igual que un suelo de porcelánico? ¿Debes usar algún producto de PH neutro? En este post te daremos algunos consejos para que puedas cuidar bien de tu suelo laminado. Cuando reformamos nuestro hogar, lo hacemos para que dure muchos años bien, pero muchas veces los malos cuidados ocasionan daños que pueden ser permanentes. Si bien, los suelos laminados pueden verse muy parecidos a los de madera, esto no significa que pueden limpiarse de la misma forma. Los pisos laminados necesitan un cuidado especial porque, a diferencia de la madera dura, la superficie no se puede reacondicionar en caso de manchas o daños. Para evitar reemplazos costosos, es fundamental mantener sus pisos y tratarlos con cuidado. Para mí una de las cuestiones más importantes es mantenerlos libres de cualquier objeto o material que pueda rayarlos, es difícil, pero si esto sucede, no hay vuelta atrás.  Aquí te dejamos una serie de consejos que esperamos te resulten de utilidad. 

Por supuesto, ten en cuenta que hay distintas calidades y tipos de suelos laminados en el mercado, unos más sensibles que otros, por ende el tip número 1 es el primero que debes seguir. 

1. Aunque parezca ridículo, este consejo es muy importante, cada marca te dará unos consejos de cuidados, y es muy importante respetarlos, si quieres que la garantía de los mismos se mantenga en el tiempo. Ten en cuenta que algunas marcas tienen patentes especiales y totalmente únicas, y esto podría ocasionar que el material necesite un cuidado, o un producto específico para su mantenimiento. 

2. No dejes que las manchas se asienten en el piso. Aborde los derrames a medida que ocurren. La mejor manera de evitar las manchas es limpiar los derrames de inmediato. Según el tipo de líquido, podría dañar los suelos laminados, por lo que es fundamental minimizar la exposición a ellos. No en todas las ocasiones, depende mucho del tipo de suelo, pero muchas veces nos encontramos con manchas producto del uso cotidiano y unos hábitos de limpieza pobres, que han terminado deteriorando de forma permanente este u otros tipos de suelos. 

3. No uses herramientas abrasivas. Los pisos laminados pueden rayarse, por lo tanto, mantente alejado de cualquier material abrasivo (por ejemplo, lana de acero). Debes usar una escoba de cerdas suaves o un trapeador para barrer los escombros. Si estás aspirando, ten cuidado de usar un accesorio sin una barra batidora o un cepillo giratorio de cerdas muy gruesas (los aparatos de uso doméstico son los más recomendados). En caso de contratar un servicio de limpieza profesional, proporcionales las recomendaciones de limpieza del fabricante. 

4. Limpia a profundidad el suelo laminado cada dos meses. Así les darás un aspecto freso y siempre se verán como recién instalados. 

5. No uses demasiada agua. El trapeado tradicional es un NO para suelos laminados ya que el agua puede filtrarse en las costuras y causar daños (como hinchazón o burbujeo en el piso). Las piscinas de agua también pueden causar manchas o decoloración. Según el tipo de resistencia al desgaste (AC1, AC2, AC3, AC4...) encontrarás que son más o menos resistentes al agua. Siempre lee la ficha con las instrucciones del fabricante. Así tengas un producto supuestamente a prueba de agua (los hay incluso para baños, si los expones durante mucho tiempo a una piscina de agua, acabarán dañándose).

6. Omite los productos de limpieza que no están etiquetados como hechos para laminados. Los productos de limpieza a base de aceite pueden dejar rayas y residuos o dañar el sellador protector de los pisos. Si usas un limpiador para laminados, hazlo con moderación y aplíquelo al trapeador o al paño de microfibra en lugar de directamente al piso. Nunca use cera o abrillantadores en pisos laminados.

7. Un buen lugar para comprar productos para limpiar suelos laminados, son las tiendas de bricolaje. Puedes hacer tu propio limpiador de pisos en casa. Para una limpieza regular, solo combina una cucharadita de jabón para platos transparente y sin perfume con un galón de agua caliente. ¿Otra opción? Si su piso ha desarrollado una ligera película o acumulación de cera (que ocurre con el tiempo cuando se usan productos de limpieza incorrectos), puedes combinar un galón de agua caliente con una taza de vinagre blanco. El vinagre, que es un agente de limpieza natural, descompondrá la película sin dañar la superficie del laminado. (Nota: las mismas reglas sobre el agua se aplican a cualquiera de estas soluciones de bricolaje. Asegúrate de que tu trapeador está ligeramente húmedo y nunca dejes que se acumule agua en el piso).

8. Para manchas difíciles como cera o tinta para velas, los mejores métodos de limpieza están al alcance de la mano. Aplica una bolsa de plástico con hielo a la goma de mascar o la cera para velas y una vez que se haya endurecido, retira los residuos cuidadosamente :) con un cuchillo de plástico o una tarjeta de crédito. Aborda la pintura, la tinta, el esmalte de uñas y el crayón con alcohol isopropílico.

9. Esto es lo más común. Proteje la superficie de daños. Para evitar arañazos por desgaste, agrega almohadillas para muebles debajo de las patas de las sillas y mesas, especialmente si se mueven con frecuencia. Las alfombrillas y los tapetes, particularmente por las entradas, también ayudarán a prevenir el desgaste.

10. No te olvides de incluir un felpudo. La suciedad que se arrastra desde el exterior no solo ensucia el piso, sino que también puede dañarlo. La arena, por ejemplo, de la parte inferior de un zapato sucio puede ser uno de los mayores enemigos a los que se enfrenta su suelo laminado, ya que se ensucia, opaca e incluso puede rayar. Detén la suciedad con una alfombra de bienvenida que ofrece a los visitantes la oportunidad de limpiar bien sus zapatos.

11. Recorta las uñas de tu mascota. Es cierto que este no es un tip de "cómo limpiar pisos laminados", pero es un tip de "cómo cuidar tu suelo": ¡Manten las uñas de tu mascota recortadas! Las uñas de tu gato o perro pueden rayar el suelo laminado. 

Si estás pensando en cambiar tu suelo, te recomendamos una marca que se llama QuickStep. Nunca nos ha dado problemas y ofrece hasta 33 años de garantía. Tiene diferentes gamas de calidades y acabados.