¿Tienes en tu primera o segunda vivienda una cocina pequeña o incómoda? Aplica estos trucos y consigue más espacio

04.05.2020

Si eres habitas un piso pequeño, o tienes una pequeña casita de playa o montaña, lo más probable es que tu cocina sea uno de los espacios más pequeños. A muchos nos encanta cocinar, y si este es tu caso, tener un porcentaje de almacenamiento adecuado en la cocina te resultará muy útil. Haciendo sólo unas pequeñas modificaciones, incluso sin tener que hacer reforma, puedes transformar incluso, la cocina más pequeña en una cocina funcional. ¡Anímate a hornear esa masa madre que tanto has querido, cocina algo todo el día en un gran horno holandés y alfabetiza tu colección de especias! Si estás en tiempo de cuarentena aprovecha el tiempo para mejorar. 


1. Instala un tablero 

Para los fanáticos de Julia Child, o cualquier persona con un profundo aprecio por las soluciones de organización estética, un tablero de cocina podría ideal. Hay muchos lugares donde puedes comprar kits prefabricados de tableros de cocina. Aquí en TOMATO puedes adquirirlo o incluso pedir uno hecho a medida. Combínalo con un kit de ganchos. Incluso si solo tiene un pequeño espacio disponible, un tablero puede tener un gran impacto. Nos gusta usarlo para colgar tazas, batidores, coladores y otros artículos que tiendan a perderse en armarios y cajones.


2. Obtén espacio que puedas abatir

Si no tienes encimera, estas opciones pueden resultarte de gran ayuda. Puedes usarlos como espacio de preparación adicional, luego guardarlos una vez que hayas terminado de cocinar. 


3. Cuelga tus cuencos y ollas


Una barra para colgar puede darle a una cocina urbana un ambiente moderno de granja. Deberás asegurarte que quede bien anclado a la pared o puedes optar por una rejilla para colocar en la pared. Esto liberará una tonelada de espacio y garantizará que puedas encontrar rápidamente la sartén del tamaño adecuado para cocinar tu próxima comida.


4. ¿Tienes una colección de tazas? Muéstrala

¡Quedará genial! Las tazas pueden ocupar todo un gabinete. Si instalas unos ganchos debajo de un mueble alto podrás guardar toda tu colección y así liberar un mueble, además te permitirá exhibir tus favoritas. 


5. ¡Hazlo extensible!

En lugar de hurgar en tu gabinete de especias para encontrar el botecito de azafrán, o buscar una tapa de olla que puede existir, o no, podrías invertir en algunos cajones extraíbles fáciles de instalar, no hace falta que cambies el mueble, puedes comprar un accesorio y añadirlo a tu mueble actual. Si la tipologñia de tu mueble es abierto, podrían quedar genial unos cajones de madera de fresno hechos a medida y resaltar el estilo rústico. 


6. Dale vida a ese mueble estrecho. Conviértelo en un botellero, especiero, panera, agrega un accesorio para tablas o simplemente organiza los productos de limpieza. 


7. ¡Saca provecho a lo alto! Si no puedes contar con mucho espacio horizontal aprovecha la altura. ¿Qué no quieres tener que montarte constantemente en un banquito para poder alcanzar a las baldas más altas? Pon un mueble alto extraíble. 


8. Pon atención a las separaciones de tu cocina. Quizás podrías sacar espacio para un nicho.


9.  Pon una barra magnética para cuchillos. 


10. Instala un grifo de caño flexible. Te resultará útil y su uso será mucho más versátil. 


11. Instala puertas en los muebles altos que no te resten espacio de circulación. 


12. Utiliza organizadores para optimizar tu espacio de almacenaje. 


Cualquiera de estas opciones las tenemos a la venta en TOMATO, si quieres incluirlas en tu proyecto, háznoslo saber.