COVID-19: Cómo proteger tu hogar y a ti mismo si estás a mitad de una reforma

29.04.2020

El mundo se paraliza repentinamente, e incluso hasta lo más organizados se han visto afectados. Esta crisis mundial imprevista ha afectado incluso a los proyectos de renovación más cautelosos, obligando a detenerse abruptamente. Si bien un retraso en la construcción puede ser desconcertante, los expertos desaconsejan continuar el trabajo durante este tiempo difícil. "Si bien puede parecer una buena idea mantener un proyecto de renovación en marcha durante COVID-19 para mantener los plazos y ayudar a las pequeñas empresas, también puede ser inseguro y desafiante" Dice Michael Clarke fundador de una App que sirve para llevar el control de las reformas.  Además del riesgo de acercar a varios trabajadores, la inhalación de polvo y escombros de la construcción puede exacerbar en caso del virus para cualquier persona que resida en el hogar. Además, la mayoría de almacenes están parcialmente cerrados, trabajando muy por debajo de un rendimiento óptimo por lo tanto, mantener los plazos resulta imposible.  Además no se pueden realizar inspecciones periódicas necesarias para el progreso o conseguir permisos especiales en caso de que surja algún problema. Ánimo a todas las personas que se han quedado colgadas a mitad de una reforma, sabemos que no están viviendo una situación fácil. 


¿Cómo mantener el área de renovación segura y sana hasta que el trabajo pueda reanudarse?. Esto es lo que puedes hacer:

1. Si tienes un sistema de climatización centralizado, intenta mantener esta área desconectada. Así no se contaminará el aire que respiras a través de los canales de retorno. 

2. Construye una pared de plástico temporal. El polvo es el verdadero enemigo de este panorama y restringir el flujo de aire es la mejor manera de evitar que ingrese al resto del hogar. Crea una barrera hermética de plástico sellada con cinta adhesiva: una cortina de plástico suelta no hará bien su trabajo. Lo mejor es una película de plástico grueso. A más grande sea el volúmen de la reforma, intenta aislar lo más que puedas el polvo, incluso poner varias barreras entre habitaciones puede ayudar a que el aire no fluya. Venden incluso algunas cortinas de plástico con cremalleras. 

3. Eliminar peligros y daños potenciales. Los espacios en trabajos de reforma están llenos de elementos peligrosos. Es bueno que hables con tu contratista en caso de que te toque hacer este trabajo, aunque creo que lo ideal es que se hagan cargo los expertos que has contratado. Evita cualquier tipo de cableado suelto. Cubre cualquier tubería abierta y dobla clavos y/o tornillos expuestos. Mantén un camino despejado, por si tienes que cruzarlo en alguna emergencia y en condiciones con poca luz o estrés. Las encimeras, los accesorios y el piso que ya se han instalado deben cubrirse para evitar daños. 

4. Si tienes que ingresar a un espacio en trabajos de reforma, lo ideal es que lo hagas calzado, y con botines de seguridad. (Asegúrate de quitarte los botines antes de regresar a tu hogar, junto con cualquier otro equipo de protección como una máscara o guantes). Esto garantizará que no arrastres la suciedad y los escombros del área de trabajo. 

5. Usa una aspiradora profesional e intenta minimizar el nivel de polvo, una aspiradora doméstica podría no resistir el nivel de polvo.