Deliciosa Cartoccio, receta ideal para recibir gente en casa.

Para mi, esta receta es fácil, es original, puedes acompañarla con muchas opciones, y te deja tiempo suficiente para que mientras horneas la pasta, puedas arreglarte o recoger el desastre de la cocina.  Otra opción es tenerlo todo listo y encender el horno cuando tus invitados toquen el timbre. 

Elije tu pasta favorita, a mi en lo personal me gusta hacerlo con fetuccini. En esta ocasión, la de la foto, como ha sido una versión del COVID19 uní dos sobrantes de pasta que tenía en la despensa. Revisa el tiempo de cocción del tipo de pasta que has elegido,  y quita unos 3 - 5 minutos, la pasta debe estar un poco menos que al dente. Por supuesto el nivel de cocción variará según tu gusto, pero para mí no hay nada peor que una pasta que esté muy cocinada. A mi me encanta acompañar esta receta con un trozo de proteína que generalmente hago de forma muy sencilla, ya sea pavo, carne, pescado... Lo que prefieras.

Ingredientes:

  •  cdas. de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 300 gramos de tomates o 1 lata de tomate
  • 1 puñado de champiñones
  • 125 cc de vino blanco
  • 1 bote de crema de leche
  • sal
  • pimienta
  • 350 gramos de pasta a elegir
  • 1 puñado de albahaca fresca
  • 75 gramos de aceitunas negras descarozadas
  • 100 gramos de queso parmesano rallado grueso

Mientras cocinas la pasta, en una cacerola pon cebolla picada muy pequeñita, champiñones, con un chorrito de aceite, cocina a fuego medio.  Agrega salsa de tomate y cocina unos 3 minutos, agrega el vino blanco (lo prefiero seco) y deja que el alcohol se consuma (unos 3 minutos). Agrega la crema de leche y las aceitunas. Ajusta la sal y la pimienta.

Una vez que hayas cocinado el tipo de pasta que hayas elegido (si eres amante de la pasta, te recomiendo que tengas una olla alta), cuela bien y agrega la salsa, es importante que la salsa sea abundante, que no quede muy seca. 

Corta papel aluminio para cada porción de cartoccio, recuerda que la parte brillante va hacia adentro. Sirve la pasta y espolvorea con queso parmesano. Si tienes proteína preparada incluyela dentro del papillote.  Espolvorea con queso parmesano. Cierra bien cerrando primero la parte superior y luego los laterales. Cocina a 200 grados por 15 a 20 minutos. Comprueba la cocción de la pasta antes de sacar. 

Aunque la presentación no es la mejor, se suele servir en el mismo papel de aluminio, a mi en lo personal me parece divertido. 

¡La pasta es muy versátil así que experimenta con tu despensa y a ver que sale!

¡Buon appetito!