Receta fácil para hacer con tus niños en casa. ¡Gnocchi!

25.03.2020

Los gnocchi son unas bolitas suaves de patata, la ricotta y la harina de trigo harán que pasemos un rato divertido. Un buen cambio, si estás aburrido de la pasta seca. 


Ingredientes:

250 gramos de queso ricotta (si no tienes, puedes usar un bote pequeño de queso de burgos, tritúralo con un tenedor)

1/2 taza de puré de patatas

1 huevo L

1/4 de parmesano rallado

1/2 cucharadita de polvo de hornear

1/4 cucharadita de sal (prueba y ajusta)

2 tazas de harina (puedes mezclar 1 taza de harina todo uso y otra de harina integral)

750 ml aprox. de salsa de tomate (casera si es posible)


1. En un tazón grande, mezcla el queso ricotta, el puré de patata, el huevo, el parmesano, el polvo de hornear y la sal. Agrega la harina. Mezcle con una cuchara de madera hasta que la harina se haya absorbido, el puré esté bien combinado y se forme una masa suave pero no muy pegajosa pegajosa. Si has usado harina integral y se ha vuelto muy seca la masa, ajusta agregando 1 clara de huevo más. 

2. Limpia la superficie de trabajo. Separa la masa en 4 o 5 porciones, y con cada una de ellas haz una tiras o churros alargados (2 cm de diámetro aprox o menor). Con un tenedor limpio ve cortando la tira en trocitos de 1 cm de grosor y da forma con el tridente.  Ve colocando tus gnocchi en una bandeja para luego cocerlos. ¡Cuidado que no se peguen!

3. Llene una olla de 8 cuartos con agua y deja que hierva, agrega sal. Agregue la mitad de los gnocchi o ñoquis (para que no se peguen) y revuelve suavemente. Cocina hasta que la pasta esté tierna y ya no sea translúcida en el centro, poco, 4 minutos aprox. Los gnocchi deben flotar. Sácalos con una cuchara ranurada y transfiérelos a una fuente grande. ¡Cuidado de no hacer un masacote! Cubre con papel de aluminio. Repita con los restantes y cubre con salsa. 

Servir inmediatamente.

3 porciones grandes o 5 acompañantes.