SISTEMA SATE

15.03.2021

El Sistema de Aislamiento Térmico de Exterior (SATE) se presenta como una solución eficaz para proteger las viviendas por su fachada exterior, aislando el edificio a modo de envolvente térmica. Incrementa la eficiencia energética al edificio gracias a que protege tanto del frío como del calor, también mejora la insonorización. Por otro lado, consolida las fachadas deterioradas y las impermeabiliza. En definitiva, mejora las prestaciones termo higrométricas del edificio.


Como actúa:

Reduciendo:

  • La transmisión térmica a través de paredes exteriores.
  • El gasto en calefacción y aire acondicionado se reduce en un 50% o más.

Aumentando:

  • El confort en el interior de la vivienda, tanto en climas cálidos como fríos.
  • La higiene del edificio, ayudando a prevenir la formación de moho.

Ventajas:

  • Sin puentes térmicos: pilares, frentes de forjado, cajas de persiana, etc
  • Reduce la condensación.
  • Impermeables al agua de la lluvia y permeables al vapor de agua.
  • Mantiene el espacio interior habitable de la viviendas.
  • Aumenta el valor económico del inmueble 


Por qué aislar con el sistema SATE?

La inversión es amortizable en un plazo de 5 a 7 años a través del ahorro en la factura de aire acondicionado y calefacción.
• La instalación de un sistema SATE es relativamente sencilla, se realiza tratando de minimizar las molestias para los usuarios en el interior de sus viviendas (polvo, eliminación de escombros, simplificación de las fases de elaboración y disminución de los tiempos).
• El sistema revaloriza económicamente el inmueble, mucho más que la simple restitución de la fachada.
• Con este sistema no se reduce el espacio habitable interior de las viviendas.
• El sistema reduce el riesgo de condensaciones, además los sistemas SATE son impermeables al agua y permeables al vapor de agua.
• Mantiene la envoltura exterior y la estructura del edificio en condiciones termo higrométricas estables,  impidiendo la degradación causada por las oscilaciones de temperatura: grietas, fisuras, infiltraciones de agua, fenómenos de disgregación, manchas, mohos y la impregnación de la masa mural.
• Excluye la necesidad de eliminar el enfoscado viejo, excepto cuando existan riesgos de desprendimiento.
• Son respetuosos con el medio ambiente ya que no dispersan sustancias contaminantes, pueden reciclarse y ayudan a reducir las pérdidas energéticas. Permiten alcanzar los máximos criterios de sostenibilidad.

Los diferentes tipos de placas que están disponibles en el mercado. Poliestireno expandido (EPS), placas de poliestireno extruido (XPS) o placas de lana mineral (ignífugos salvo el sintético). Y sus características principales.

Mineral sin puentes y mas resistente a los golpes.

Acústico, no es impermeable pero es más económico.

Cerámico,  con un alto porcentaje de cal, es el más duradero.

Natura, compuesto a partir de corcho requiere algo más de mantenimiento y su durabilidad es menor, pero es el que menos impacto medioambiental produce.

Sintético, mayor aislamiento. 


1.- Preparación del edificio. Soportes

La superficie de soporte debe ser regular y plana para poder fijar el aislante adecuadamente. 


2.- Perfiles de arranque

Los perfiles se instalan horizontalmente antes de colocar las primeras placas de aislamiento,  de tal manera que es posible realizar de manera uniforme el arranque de la colocación de las placas y crear una zona de protección contra las humedades, golpes, etc. Antes de fijar el perfil de arranque debe de respetarse un zócalo (mínimo 15 mm) para evitar la transmisión de humedad por capilaridad.

3.- Instalación de placas aislantes

En algunos productos se extiende un cordón perimetral sobre el reverso de la placa aislante y en otros se extiende con llana dentada el adhesivo por todo el reverso de la placa. Incluso, para grandes superficies puede optarse por extender un cordón con la ayuda de una máquina de proyectar y colocar sobre él las placas aislantes.

Posteriormente, se procede a colocar las placas aislantes, éstas se apoyan sobre el perfil de arranque, ejerciendo una fuerza de vaivén para repartir el adhesivo, posteriormente se presionan con ayuda de la llana.  Después,  se fijan al soporte mediante adhesivo y fijación mecánica complementaria compuesta de tacos de plástico con cabeza circular.

.

4.- Aplicación del mortero

Las placas se revisten con una primera capa de mortero, llamada capa base, de aproximadamente 1 a 2 mm de espesor. Sobre el mortero base se coloca la malla cuyo tejido debe penetrar mediante presión sobre la primera capa de mortero fresco. Los encuentros entre dos mallas deben solaparse un mínimo de 10 cm con los tramos contiguos de malla.

Tras el secado de la primera capa de mortero, se aplica una segunda capa que cubra completamente la malla. El espesor aproximado de las 2 capas será de 4mm. Tras un tiempo de secado se pasa una esponja o fratás para dejar la superficie lisa.

Una vez aplicada la 2ª capa de mortero se esperan 24h y se aplica la imprimación. Se igualan los tonos y la superficie para conseguir un acabado final uniforme en toda la fachada exterior.

Tras esto, se aplica un revestimiento de una o varias capas para aumentar el aislamiento térmico y posteriormente se le aplica un revoco de acabado o un aplacado fijado al muro que puede ser de diferentes materiales: ladrillo, cerámica, piedra,...


Ampliación de ayudas a la rehabilitación energética de edificios

Actualmente, se ha ampliado el Programa de Ayudas para la Rehabilitación de Edificios, PAREER II puesta en marcha por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital para mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2 y del consumo de energía final de los edificios en las que se impulsa:

  • Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica.
  • Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación.
  • Sustitución de energía convencional por energía solar térmica.
  • Sustitución de energía convencional por energía geotérmica.

En este caso, el sistema SATE correspondería a la rehabilitación energética de edificios mejorando la envolvente térmica del edificio. De esta manera, además de reducir las emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/ m2 año), el edificio conseguirá una mejor calificación energética. También el usuario verá cómo se reduce su factura energética y mejora el confort térmico dentro de su vivienda.

Fuente: ANFAPA, Asociación de Fabricantes de Morteros y SATE